LIBÉRALOS

Por Virginia Bernal


FRUSTRACIÓN
El concepto de frustración se define como el sentimiento que se genera en el individuo cuando no puede satisfacer un deseo planeado. Ante esta situación se pueden desencadenar diferentes tipos de respuesta como serian la tristeza, la rabia e incluso la ansiedad.


SUEÑOS ROTOS


Los sueños rotos son un tipo de frustración que en algunas ocasiones cargamos sobre nuestros hijos, digo cargamos, porque no somos conscientes de la carga emocional que les genera y las muchas barreras que les crea en sus propios sueños.


Nuestros hijos son lo mas valioso que tenemos y así queremos hacérselo sentir siempre, sin embrago nos ocurre que, en ocasiones, queremos proyectar en ellos aquello que no alcanzamos en su momento y que nos gustaría que ellos lograran como cumplimiento final de nuestros propios sueños rotos.


Ver a nuestros hijos como una extensión de nuestra propia existencia, les da cierta fortaleza por la admiración puedan sentir hacia nosotros, pero en exceso les quita la libertad de ser y de soñar por si mismos, de expresarse desde el respeto, de proyectar sus propios sueños y de imaginar su futuro como ellos quisieran hacerlo.


Educar a nuestros hijos para que se ilusionen con sus ideas, para que nos expliquen que quieren estudiar, a que se quieren dedicar, cuales son sus sueños y sus expectativas, ayudarles a que se reafirmen en su yo trabajando junto a ellos y alimentando su autoestima, mostrándoles que nuestros fracasos no son sus fracasos y dejándoles ver y entender que la vida que ellos poseen es suya y que vivirla intensamente será la manera de aprender por si mismos, que la frustración existe pero también el éxito.


“Nuestros sueños, son nuestros” Virginia Bernal (Coach)

Átate el gorrito al envejecer.

Hoy no puedo menos que pensar en que debemos de amar mucho a nuestros abuelos.Es una obligación moral.

Esta mañana en mi terraza, mientras trabajaba en mi ordenador, he escuchado unos gritos que me han llamado la atención, un coche estaba parado debajo, en zona azul, con el motor encendido y mientras tanto, una mujer de unos setenta y algo, descendía costosa de él.

La mujer un poquito gruesa y con una carita graciosa, bajaba con una indumentaria, de esas que se eligen pensando en un magnífico día de playa, un pantalón pirata negro pasado de moda, una blusa de florecitas estilo los años 80, unas sandalias blancas de suela cómoda y un gorrito crudo de tela con cinta para anudarse.

Como conductor del vehículo, un hombre de unos cuarenta y tantos con barba negra y bien fornido, de los que se creen que el mundo es suyo, pero que sólo lo creen, ya me entendéis y junto a él, una mujer, también de su edad aproximadamente, vestida con short y camiseta, sin más detalle, una pareja que a mí vivir, me pasarían inadvertidas, diría que son de aquellos que no mantienen una conversación más allá de lo que les ofrece unas cervezas y cuatro ordinarieces.

Sin embargo sus gritos me han hecho levantarme y mirar.He notado en mi piel el poder de como se sentían más fuertes que la anciana, el hombre, con voz grave le ha dicho en tono irrespetuoso:

-¡No pondré dinero para que tú pasees, solo faltaría! Ni que estuviera loco meter 10 euros.

La mujer que lo acompañaba, ha añadido:

-Nosotros nos vamos a pasear por otro lado y ya te vendremos a buscar.

La anciana:

-¿Pero no vamos juntos?

El hombre:-¡No, no! Ya vendremos sobre las tres de la tarde a buscarte.(La anciana, a mi parecer, estaba rota.)

La mujer:

-¡Ah y sobre todo anda y no te quedes sentada!eh! (Ese tono chulesco de superioridad que se produce cuando te dan el mando y no eres nadie).

La anciana:

-Si hace mucho calor os esperaré sentada en una terraza o en un banco.

El hombre:

-¡Haz lo que quieras adiós!

La mujer ha cerrado la puerta y nada más, ni adiós, ni nada.

Cero empatía.

Cero cariño.

Cero respeto.

Cero ….

La pareja se ha subido al coche y se han marchado libres de culpa.

Son las 11 de la mañana y hace más de 1 hora que la observo, se sienta, camina diez pasos con su gorrito atado a su barbilla y su bolsa colgada e intenta entablar conversación con el vigilante del parking, con algún señor, con quien quiera dedicarle un poco de tiempo.

Y es que hacerse mayor, en algunos casos, es sentirse muy solo.

He pensado mucho en ella y en que quizás dedicó una vida a cuidar de sus hijos, en que posiblemente se olvidó de vivir ella, de sus ilusiones, de su futuro.

La miro y siento como su tiempo ya no le importa a nadie y me produce cierta ternura pensar en lo mucho que seguramente dedicó a cuidar de los demás incluso disculpando que nadie nunca la nombrara.

Digo esto porque, cuando ha bajado del coche no se ha quejado, no ha puesto ni un impedimento, no ha objetado a esa decisión cruel de dejarla durante 4 horas bajo este sol abrasador de primeros de septiembre .

Pienso en cuando uno es joven y tiene la capacidad de afrontar cualquier decisión que le afecte, por parte de otro pero ,sin embargo, al envejecer, nos ponemos en manos de aquellos que en muchos casos van a decidir por nosotros.

Algunos son verdugos con capa de víctimas.

Verdugos que se excusan diciendo que no tienen tiempo para dedicar a sus mayores porque están exhaustos de trabajar o de vivir sufriendo.

Os invito a reflexionar sobre el sentimiento de soledad de los ancianos, en cómo se sienten abandonados y desprotegidos en un mundo al que se les hace sentir en que ya no forman parte activa de él.

Gracias abuela del gorrito por recordarme que mis abuelos siempre fueron mis guías, aquellos a los que hoy sigo respetando aunque no estén, pero con los que seguiría paseando de la mano por esta gran lección llamada vida.

Miro el puerto deportivo que tengo enfrente y pienso en como hubiera cambiado la actitud de aquella pareja si la anciana hubiera sido la propietaria de aquel lujoso yate de 25 metros de eslora.

Virginia Bernal

NUESTRA PERSIANA

Los primeros 5 derechos humanos por la libertad y la justicia.

  1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros
  2. Todas las personas somos iguales sea cual sea nuestro origen, etnia, color, sexo, idioma, religión, opinión política o cualquier otra condición.
  3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.
  4. Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre […].
  5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Dicho esto, me pregunto cuál de estos poseen nuestras compañeras mujeres en estos momentos en Afganistán.

Ayer me decía una amiga,
en una reunión distendida frente al mar con un café:
-no quiero saber nada más de todo este tema, me hace sufrir.

Y yo, en silencio lloré,pensando que existían muchas personas como ella, personas que están hartas de escuchar tanta desgracia y que por esta causa, digámoslo así con respeto, abandonan a otras que están sufriendo.
Esta mañana desde mi cómoda cama he mirado la persiana que casi no dejaba pasar la luz y he pensado en la oscuridad de todas esas mujeres que están viviendo sus lágrimas, sus risas y sus golpes detrás de sus paredes en soledad.
He pensado en que una parte del mundo las olvidará y sin embargo ellas, detrás de esa pequeña ventana en sus largas y oscuras ropas, serán privadas de sus derechos, el derecho a vivir en libertad.

La libertad que nos otorgan los Derechos humanos.

Verán la vida pasar tras una pequeña persianita, que sólo, solamente se levantará tras la cuatro paredes de una cárcel, su cárcel, en compañía de su propio carcelero.

Y así les pasará la vida y desde la otra parte del mundo seguirán existiendo aquellos que no quiere ver nada más que su realidad, porque la oscuridad del resto del mundo les priva del derecho a ser felices.

Virginia Bernal
Comunicación
Coach

CUESTION DE ELECCIÓN

La vida viene marcada por:

Quienes o que nos elige
O
A quienes o a que elegimos.
..
Nacemos en una familia con unos valores y unas costumbres que marcaran nuestra manera de ver y valorar la vida.

El país y sus costumbres formaran una importante parte de nuestra cultura.

La raza a la que pertenezcamos, pues seguimos viviendo en un mundo racista.

La religión a la que pertenezcamos pues ella nos hará sentirnos culpables de nuestros actos o salvadores.

En contra partida está aquello o aquellos que nos eligen y que también formarán nuestra vida.

Nuestros amigos que podrán reconfortarnos o destruirnos, porque la amistad nace y lo hace por alguna razón, puede nacer de las cenizas o florecer de una sonrisa.

Nuestra pareja, a la que amaremos pero la cual podrá ser la que nos conviene para seguir creciendo en un camino de ilusiones o aquella que nos haga sufrir y vivir en un infierno.

Y por último diríamos que nos elige el destino con el cual podemos dejarnos arrastrar o plantarle cara y pactar para cambiarlo.
Feliz sábado
Virginia Bernal
Coach

Podemos cambiar y también podemos entender y gestionar.

virginiadrom #virginiabernalcoach #eligevivirmejor #coach #coaching #coachingemocional #viviresurgente

Quiero que vuelva

—-
“Quiero que todo vuelva a ser como antes”.

Escucho esta frase muchas veces en consulta y es la respuesta a la nostalgia de un tiempo ya pasado.
..
Pero la respuesta es que ya nada vuelve a ser como antes por muchos factores.
El antes no tuvo un presente como el que vives ahora y eso consecuentemente lo hará imposible de volver a ser como fue.

A pesar de ello lo más importante es no quedarse atrapado en lo vivido y proyectar un futuro con ilusiones y expectativas comprendiendo y aceptando que el futuro es incierto como lo fue el ayer en su día.

La nostalgia es un ancla en el pasado que debes de levar para seguir navegando y utilizarla cuando tu mente necesite recordar y tu corazón rememorar.
Navega y abre tus velas cuando sople el viento, solo así podrás conocer todas las corrientes de tu preciosa vida y seguir cuestionándote que vuelva el ayer.

Aprender a gestionar que nada volverá a ser como antes te hará libre.
Virginia Dröm
Coach ontológico integral
Especialidad en “Vivir sin miedo”

——

Mujer#woman#donna#vida#love#life#vivir#amor#Lovelive#Lovelife#